25/06/2019

Convivencia Convivencia en los pisos

Sugerencias para fijar normas de convivencia

  1. Distribuir de común acuerdo las tareas de interés común: hacer la típica lista de encargos:
    1. Bajar la basura
    2. Subir el correo
    3. Comprar papel de baño
    4. Limpiar el wc
    5. Barrer el pasillo y el salón
    6. Regar las plantas
    7. Poner lavadora y vaciarla
    8. etc...
  2. De común acuerdo poner un horario de menor ruido, para que se pueda estudiar y dormir.
  3. Comprar conjuntamente material común: aceite, papel de baño, jabón de limpieza, detergente para la lavadora, etc.
  4. Que las visitas de amig@s se hagan en un horario determinado durante el día (no se pueden quedar a dormir en el piso personas sin contrato).
  5. Fregar los platos, sartenes, cazuelas... justo después de usarlas
  6. Guardar los objetos personales en la propia habitación (no dejar objetos personales ni en el baño ni en las demás zonas comunes).

Relación con los compañeros de piso

En el caso de que algún estudiante se pusiera gravemente enfermo, sus compañeros tienen la obligación de comunicarlo inmediatamente a ALUNI, y si es urgente, llamar a una ambulancia (teléfono 112). Y si no se tratara de una enfermedad especialmente grave, ALUNI confía en la solidaridad de los estudiantes de cara a la atención del compañero que estuviera enfermo, por ejemplo, comprándole medicinas, facilitándole la comida, etc.

Con el fin de garantizar una adecuada velocidad en la trasmisión de datos por Internet, no se permite la conexión de TV online ni de P2P a través del wifi del piso, si los demás estudiantes pueden verse perjudicados.

Si un estudiante tiene problemas de relación con sus compañeros de piso, es muy posible que sea debido al incumplimiento del contrato por parte de alguno de ellos (por ejemplo, porque no colabora nada en las tareas comunes, o porque trae extraños al piso, etc.). En tal caso, el estudiante perjudicado ha de saber que el problema no es suyo, sino del incumplidor. La mejor forma de solucionar este problema es hablando claramente con él, y si es necesario, informando también a ALUNI. Sería muy injusto que un estudiante que cumple el contrato se viera "forzado" a abandonar el piso por el abuso de otro.

Relación de los estudiantes con el propietario

Cuando los propietarios gestionan directamente sus pisos, son ellos los que se relacionan habitualmente con los estudiantes. Como es natural, el estudiante ha de tratarle con especial consideración, con respeto y sin abusar de su confianza.

Puesto que los contratos son de arrendamiento de habitación, y no del piso entero, el propietario tiene derecho a visitar las zonas comunes del piso cuando quiera, aunque ALUNI le aconseja que no lo haga más de una vez por semana.

Salvo casos de urgencia (averías especialmente graves), el propietario no debe entrar en los pisos entre las diez de la noche y las nueve de la mañana.

En algunos casos llega correspondencia al piso para el propietario: los estudiantes deben conservarla y entregarla al dueño o al personal de ALUNI.

Mediación de ALUNI

En caso de que haya un malentendido entre el estudiante y el propietario, o entre los propios estudiantes, es preferible pedir a ALUNI que actúe de mediador, porque habitualmente lo hará sin apasionamiento y con más objetividad.

Relación con los vecinos

Si los estudiantes sufrieran daños o ruidos excesivos provocados por los vecinos, es preferible que lo comuniquen directamente a ALUNI. Lo mismo si hubiera cualquier otro problema de relación con la comunidad de vecinos.